La reverberación y su medida: el tiempo de reverberación

Catedral con alta reverberación

Si nos vendan los ojos y nos introducen a ciegas en un edificio desconocido, fácilmente intuiremos si el tamaño de la sala en la que estamos es tan grande como la nave de una catedral o tan pequeña como un cuarto de baño, simplemente escuchando cómo resuenan los sonidos y las voces a nuestro alrededor.

En las salas grandes una vez que ha cesado el sonido, éste parece prolongarse en el tiempo hasta que se desvanece por completo. En cambio en los recintos pequeños se desvanece rápidamente. Este fenómeno sonoro es lo que se conoce como reverberación, y tiene su explicación y sus maneras de cuantificarlo.

La reflexión, causa de la reverberación

Reflexión de ondas sonoras como causa de la reverberación

Tal como ya decíamos cuando hablábamos sobre la absorción del sonido,  cuando las ondas inciden en las paredes y techos de una sala, parte de su energía atraviesa las paredes, otra parte se transforma en calor y otra parte se refleja hacia el interior de la sala de nuevo.

Esa reflexión se comportará como una nueva onda que llegará después hasta otra pared donde volverá a ocurrir lo mismo, reflejándose una parte de ella y perdiendo otra parte de su energía, y así sucesivamente hasta perder toda su energía.

Este fenómeno ocurre para la multitud de ondas que genera cada sonido en todas las direcciones; y la infinidad de reflexiones que se provocarán en paredes y techo terminarán perdiendo poco a poco su energía hasta desaparecer, conformando así la reverberación en una determinada sala.

 El Tiempo de Reverberación o ‘TR’

Basilica como ejemplo de recinto con muchas reflexiones sonoras

No es igual la reverberación que se produce en una catedral que la que se produce en un cuarto de baño o en nuestro propio salón. La forma de poder compararlas sería contando el tiempo que tarda en desvanecerse por completo el sonido desde que ha cesado la fuente en cada recinto: en una catedral podría tardar hasta varios segundos, y en un cuarto de baño menos de uno…

La manera formal consiste en medir el tiempo exacto que tarda el sonido en reducirse hasta ser una millonésima parte de la energía inicial (60 dbs de diferencia), y se denomina Tiempo de Reverberación.

Gráfica del tiempo de reverberación Tr60

¿De qué depende el Tiempo de Reverberación?

El tiempo que tarda en desvanecerse la reverberación depende de dos cosas:

  • El volumen de la sala: cuanto más grande sea, más distancia tendrán que recorrer las ondas para llegar de unas paredes a otras, lo que aumentará el TR resultante.
  • La absorción de la sala: Una mayor absorción de las paredes, suelos, techos y objetos de la sala implica que se perderá más energía en cada reflexión, por lo que se dará una cantidad menor de reflexiones. El TR resultante será menor.

La fórmula de Sabine

Las variables de volumen y absorción entran en juego directamente en la fórmula que planteó el padre de la acústica arquitectónica Wallace Clement Sabine, para predecir el TR de una sala de la que conocemos sus características:

Fórmula del tiempo de reverberación de Sabine

TR = “tiempo de reverberación”    V = “Volumen de la sala”   A = “Área/s de la superficie/s interior/es de la sala” = “coeficiente/s de absorción de material/es de las superficies”

Esta fórmula sigue siendo especialmente útil en el caso de que no podamos hacer la medición electroacústica real in-situ de una sala, ya sea porque es un recinto en proyecto, o no disponemos del instrumental electroacústico, o no tenemos acceso físico, etc…

Un caso práctico…

Si te has quedado con ganas de más al ver la fórmula de Sabine, en una futura entrada podremos ver cómo aplicarla a un caso práctico real, cómo mejora si se introduce un factor de absorción del aire de la sala, cómo se aplica por bandas de frecuencias, y lo más interesante, qué nos dice sobre la acústica de la sala y cómo se interpretan sus resultados.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Share on Reddit0Email this to someone

Acerca de Diego Ena

Desde siempre he tenido un gran interés por los fundamentos y curiosidades del sonido. Durante mis estudios tuve la suerte de poder hacer una especialización sobre audio, y aunque no me dedico profesionalmente a ello, a día de hoy sigo siendo un gran aficionado. Con este blog espero aportar mi granito de arena a la afición por el interesante mundo del sonido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *